viernes, 3 de febrero de 2017

Reseña: "Eon" de Alison Goodman - Historia de superación algo atípica con dragones

5:52 Posted by Laura Lauman , , No comments
Nadie sabe cómo alcanzaron los primeros Ojos de Dragón su peligroso acuerdo con los doce dragones de la energía y de la buena suerte, encargados de la protección de la tierra. Cada uno de los doce Ojos de Dragón gracias a ese pacto alcanza un inmenso poder que le permite desplazar monzones, desviar ríos y detener terremotos. Una vez al año doce muchachos se enfrentan en una dura competición de la que surgirá un nuevo aprendiz de Ojo de Dragón. Eón lleva años preparándose para ese momento. 
Cuando ve cumplido su sueño y es escogido como aprendiz de Ojo de Dragón, Eón debe aprender rápidamente a emplear sus nuevos poderes para defender al viejo y respetado Emperador y a su heredero en una lucha que amenaza la paz del reino. Pero Eón esconde un terrible secreto que pone en peligro su vida. Sólo si es capaz de encontrar la fortaleza interior podrá vencer a aquellos que quieren arrebatarle su magia… y su vida.

Título: Eon

Autora: Alison Goodman

Traducción: Juanjo Estrella

Saga: 

Páginas: 516

Editorial: Viceversa Juvenil

Año de publicación: 2009

Año de Edición: Mayo 2009

Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta

Oh, cuántos años pasé buscando este libro.

Allá lejos y hace tiempo, cuando aún iba a la Feria del Libro de Buenos Aires, encontré "Eona", su segunda parte, y no me atreví a abrirlo sino hasta poder tener el primer tomo en cuestión (como ya me pasó con Incarceron y Sáfico). Fueron años de espera hasta que, por fin, pude conseguir un ejemplar en un sitio de venta en línea.

Y llegó el paquete.

Y llegó el momento de leerlo.

Y me encontré con una protagonista algo atípica, en un mundo familiar y nuevo a la vez.

Eon no se llamó siempre así, no, sino que alguna vez fue llamada Eona, y era una esclava que trabajaba en un sitio donde la solidaridad era rarísima, la amistad un bien preciado por lo escaso, y sus posibilidades de vida eran horribles. Hasta que pasó el accidente, ese que le dañó la cadera, y fue "adoptada" por un rico que ansiaba poder entrenar a un Ojo de Dragón, es decir, a quienes son elegidos para ser el depositario del poder de estos seres.

Por supuesto que su camino no le será fácil. Hay gente que le desea el mal, al punto de romper reglas milenarias para lograr lo que desean, frente a cientos de personas. Cuando Eon resulta ser quien despierta, al fin, a un dragón que se creía perdido, las cosas se complican. Mucho.

Con un emperador que está enfermo, intrigas en la corte, algunos aliados y muchos enemigos, Eon debe entrenar para poder comunicarse con su Dragón, y poder usar su fuerza y poderes por el bien de su tierra. Porque si falla, si no lo logra, la espera un destino peor que la muerte.

La autora nos muestra una cultura que mezcla la china y la japonesa, incluyendo elementos propios que le dan un sabor particular. Me encantó cómo incluyó a personas trans entre ellos, de forma natural y sin aspaviento. En esta cultura misógina, verticalista e imperialista, Eon tendrá que usar todas sus alianzas para sobrevivir en un mundo cruel y despiadado, donde cualquier flaqueza que muestre podría ser su fin.

Toca temas delicados, como la transexualidad, la misoginia que es tan común en el mundo actual, el acoso y el abuso sexual, el maltrato ante las personas que deberías de proteger, la traición, y otros difíciles y duros. No se romantiza nada de esto, se lo expone muchas veces desde el punto de vista de quien lo sufre.

Nota final: 7.5/10

0 comentarios:

Publicar un comentario