lunes, 18 de abril de 2016

Libros abandonados: "Ygdrasil", de Jorge Baradit - O cómo desperdiciar un escenario genial

20:49 Posted by Laura Lauman No comments
Hace un par de años, pasaba por la peatonal de una ciudad vecina, cuando me topé con este libro. Pasaron los meses y lo dejé de lado, pese a sus buenas críticas. Hoy, luego de quedarme en cero libros en casa sin leer, lo encontré en mi biblioteca y decidí darle una oportunidad. Lo comparan con Neil Gaiman, al menos el mundo que creó, me dije, malo no puede ser.

Al llegar a la página sesenta y cinco, tuve que detenerme y decir "Pero qué porquería".



Quizás quienes leen a este autor, que tiene varios libros en su haber, me miren como yo miro a las mujeres que leen cincuenta sombras de violencia contra las mujeres. Que me miren. Yo les miro.

Apenas asomado al mundo, me dio tanto asco que lo dejé de lado. ¿Es cosa de hombres el usar la violencia, en especial la violencia contra las mujeres, como un tema tan recurrente? Harta, pudre, revienta, me hincha las petunias o los ovarios. Hay quienes la usan bien, como se vio en "Furia en la carretera", la última película de Mad Max, o Marisa Grinstein con sus tres tomo de "Mujeres asesinas". Y después está E. L. James con su fanfic porno de una pésima novela que nació como sueño erótico, o este libro.


Para violencia contra las mujeres ya tengo mi realidad, y eso que no soy de las que peor lo pasan.


Mundo de Neil Gaiman, sí, puede ser, pero ni de lejos me genera ganas de ver a dónde va todo. Casi todos los personajes que leí me dieron ganas que les cayese algo muy pesado en cima y les aplastase cual insectos repugnantes que son. La historia me asquea, la forma en que se trata a las mujeres es demasiado parecida a la realidad, y lo más triste de todo es que creo que las "perras" ya existen, aunque quizás no se hacen de la misma forma, tienen el mismo destino.


También la forma en que se explicaban algunas acciones es deficiente. Bien, hacemos tal cosa. Sin explicar cómo se llegó esta escena claro. Oh, ¿qué es eso? ¿No lo sabes? Pues te lo explicaré en un párrafo que ocupa media página. Torturemos a este personaje. Otra media página hasta que la tiramos al río, media página que fue como leer una lista de supermercado.


Qué forma de desperdiciar un buen ambiente, con esa manía de violentar a las mujeres, de los personajes inflados, de peleas políticas que no me interesan nada ni me instan a interesarme.


Bien, otro autor latinoamericano que escribe ciencia ficción. Hasta le encontré un gustito a Evangelion (perdóname, Hideki Anno) y, así y todo, el resultado es tan repugnante que no me dio la más mínima gana de seguir. Veinte pesos tirados a la basura para un tomo de papel mal usado.

0 comentarios:

Publicar un comentario