sábado, 7 de noviembre de 2015

Reseña: "El fin de los sueños" de Gabriella Campbell y José Antonio Cotrina - Sorpresa onírica

6:39 Posted by Laura Lauman , , No comments
Dormir ha pasado a la historia en Ciudad Resurrección. Gracias a un sofisticado proceso que se creó durante la guerra, ya nadie malgasta ocho horas diarias en el descanso. Pero el cerebro humano sigue necesitando soñar. Por eso, una red controlada por el Gobierno elabora sueños artificiales, según las necesidades del inconsciente de cada individuo, con el fin de poner a punto la mente en pocos minutos.
Una misteriosa joven aparece en los sueños de dos chicos muy diferentes: Ismael es el hijo de un artesano onírico clandestino de los suburbios; Anna es una privilegiada que vive en las alturas de la ciudad, hija de una importante burócrata. La joven les suplica que la salven, que la liberen de la oscuridad. Anna e Ismael se sienten inmediatamente atraídos por ella, y pronto descubren que no han sido los únicos que han recibido esas enigmáticas visitas. Pero ¿existe esa chica en el mundo real?
Solo hay una manera de averiguarlo: adentrarse en el mundo onírico, donde no sirven las leyes de la lógica y la imaginación es la única vía para sobrevivir.


Título: El fin de los sueños

Autores: Gabriella Campbell y José Antonio Cotrina

Saga: No

Páginas: 378

Editorial: Neo

Edición: tapa blanda con solapa

Año de publicación: 2014

Precio: $270

A veces, la tecnología y la sociedad avanzan a un paso que las personas no pueden llevar. Luego de una de las tanta guerras que azotaron el planeta, se empezó a experimentar para poder obtener soldados que no tuviesen la tediosa necesidad de dormir durante un tercio del día para poder rendir lo que se necesitaba que rindiesen. Entonces, gracias a un nuevo poceso, se logró que sólo necesitsen unos minutos, una hora máximo, para poder descansar. El problema, que pronto surge es que aún se necesita soñar... Y allí están los programadores de sueños para ello.


Ismael era un hijo de su época, un hijo de la revolución onírica. Ésta había surgido en los últimos compases de la guerra que había asolado el planeta durante tantos años; en un principio la investigacón se había centrado en conseguir soldados perfectos, hombres y mujeres siempre alertas que jamás necesitasen dormir. Cuando la guerra terminó, la revolución comenzó a extenderse a la población civil. (...) En Ciudad Resurrección eran muy pocos los que dormían ya de forma natural, ¿por qué hacerlo? ¿Por qué desconectar la mente durante ocho valiosas horas cuando, gracias a la tecnología, bastaba una hora de sueño inducido cada día para mantenerse en condiciones óptimas?

En esta historia, que empieza con un hombre comprando una pesadilla en un soñadero, una misteriosa joven rodeada de mariposas aparece en los sueños de dos jóvenes muy distintos: Ismael, programador de sueños de los niveles inferiores de la sociedad, hijo de un padre adicto al sueño desde la muerte de su madre, y Anna, una muchacha privilegiada de las zonas más altas que se siente atrapada, con una madre controladora que desea manejar toda su vida.


-La gente ya no come- solía decir la tendera -Se alimenta, supongo, se nutre, pero no come. Ya no recuerda lo que es el placer de los sabores de verdad, de mastica y tragar.

Quizás se pueda pensar que esto va hacia una historia de amor, y que la chispa que lo inicia todo es ese mismo sueño, pero no, para mi gran alivio, la historia va para otro lado. Conforme ambos personajes van investigando lo que les sucede, encuentran a otras personas que han soñado cosas similares. Y puede que el llamado de auxilio de la bella y desvalia joven sólo sea la punta del témpano.


-Así fue como el hombre confirmó que el cerebro humano siempre necesitará soñar- continuó (...) -La mente humana necesita sueños para mantenerse activa, para mantenerse cuerda. Y hacia esa dirección se encaminaron entonces los experimentos. ¿Cómo lograr que el cerebro sueñe?, se preguntaron los centíficos en aquél poyecto descabellado ¿Cómo optimizar los sueños? ¿Cómo diseñarlos, modelarlos y ejecutarlos en la mente humana? Ese fue el verdadero comienzo de la revolución onírica.

Poco más puedo decir sin revelar un giro argumental que no me esperaba. Fue hecho con tal genialidad por sus actores, que tuve que dejar el libro por unos segundos y dejar que ese hecho quedase entendido en toda su extensión antes de poder continuar. Y caray, que la acción sube diez velocidades a partir de ese momento.

A partir de allí, la oleada de acontecimientos empieza a afectar a otras personas, además de las que llegaron al castillo a rescatar a la princesa del monstruo que la tiene prisionera. Un monstruo astuto, creativo, que tiene mucho que decir respecto a la revolución onírica y cuál es su verdadero costo, que es distinto al precio que ha pagado la sociedad que lo utiliza.

En algunos capítulos se introducen los interludios, donde se ven los hechos desde puntos de vista de personajes que no son los protagonistas, ni siquiera los principales, pero que ayudan a comprender la magnitud de lo que sucede. Son como un soplo de aire fresco en una trama que se va haciendo más y más intensa a cada capítulo.

Si hay algo que no me ha gustado es que hay uno o dos personajes que parecen, más que nada, rellenos. Están ahí para cumplir funciones específicas y poco más, y sé que podría haberse enriquecido más la historia si se hubiese explicado más sobre ellos. Uno es un desperdicio cómo se lo trata, el otro es un tipo de persona tan conocida que no presentó ninguna sorpresa, pero fue útil.

No recuerdo ya lo que esperaba con este libro, pero las alabanzas que ha recibido están más que jsutificadas.

Nota final: 9/10

0 comentarios:

Publicar un comentario