miércoles, 14 de octubre de 2015

Reseña: "Artemis Fowl", de Eoin Cofler - Duendes, magia, mentes maestras y crimen organizado en el mundo actual

8:50 Posted by Laura Lauman , , No comments
¿Quién es Artemis Fowl? No es un niño cualquiera y aunque sólo tiene doce años, está a punto de arrebatar el poder al mundo subterráneo. Lo que el todavía no sabe es que sus habitantes -hadas, duendes, elfos- no son las criaturas maravillosas que siempre hemos imaginado, y no van a consentir que un humano descubra sus secretos más sagrados. Como él, conocen las últimas tecnologías. Comienza así un duelo que puede provocar una auténtica guerra entre las especies del planeta.


Título: Artemis Fowl

Autora: Eoin Cofler

Saga: Sí (Artemis Fowl)

Páginas: 288

Editorial: Montena

Año de publicación: 2004

Número y año de edición: quinta, 2014

Encuadernación: De bolsillo

Había leído varios de los libros de la saga antes, pero nunca en formato físico. Lo vi en la biblioteca y poco tuve que pensar, en especial después del aburrimiento que fue "Crazy". Era evidente, por el estado del tomo, que no era la primera en leerlo, y que no habían sido pocas las personas que lo habían tomado prestado. No me extrañó en lo absoluto.

La histria comienza de forma, al parecer, desconectada para los dos perosnajes centrales. Holly Canija se prepara para ir a trabajar a la PES, donde es la primera mujer en lograrentrar a un puesto de importancia en la organización. La envían a una misión de Reconocimiento a la superficie, adviertiéndole que tenga cuidado, ya que ha tenido traspiés antes. Por otro lado, tenemos a Artemis Fowl, poco más que un niño y ya con la mente de un jefe del crimen organizado, que intenta encontrar a un duende en Saigón.


Al principio no es tan evidente cómo se encontrarán, pero cuando lo hacen, el resultado es explosivo. En más de un sentido. Un Fangoso (humano) ha descubierto a las Criaturas, es decir, duendes, hadas, centauros, elfos, etc. Fangosos que tienen armas y una ambición enorme que nunca se sacia. No es momento de andarse con chiquitas: hay que rescatar a la capitana Canija antes que Fowl haga algo irreversible.

—Si gano, soy un genio. Si pierdo, estoy loco. Así es como se escribe la historia.

Esta combinación de leyendas fantásticas con tecnología moderna, de saber que los duendes no han desaparecido sino que han evolucionado, es muy atractiva. Es interesante ver cómo se propulsan a la superficie, cómo palian el que la evolución les haya quitado las alas, y de qué manera la magia y la tecnología conviven en su mundo sin contradicciones.


Remo salió temblando de la nave. No recordaba que fuese así en sus tiempos aunque, a decir verdad, lo más probable es que fuese mucho peor. En la época de la cachiporra, no había arneses de polímero de diseño ni sistema de autoeyección ni, desde luego, monitores externos. Todo dependía exclusivamente del instinto y de un toque de encanto. En cierto modo, Remo lo hubiese preferido así: la ciencia le estaba quitando la magia a todo.

Párrafo aparte merecen los personajes. Holly Canija es astuta, talentosa y sabe que no siempre le sale todo bien, pero aún así, sigue intentándolo. No tiene la mejor de las relaciones con su entorno, pero ella no se deja amedrentar. Potrillo es un centauro genio algo demasiado bromista, responsable de gran parte de la tecnoloía de la PES. Artemis Fowl es un niño genio, que usa el conocimiento de su familia en crimen organizado para intentar volver a poner a flote a su familia, en más de un sentido. Su genialidad está en la forma que planeó para hacerlo, y de qué forma encuentra las pistas para hacerlo. Y luego está Mayordomo, un guardaespaldas que me hizo acordar a Sebastian (Black Butler o Kuroshitsuji) en cuanto a capacidad, sólo que es humano.

Devoré el libro. Me gustó incluso más que la pimera vez, porque pude apreciar mejor la genialidad de Artemis, la planificación en tiempos de crisis de Holly, las relaciones de poder en la sociedad de las Criaturas, y la introducción a una saga llena de buenas historias.

Nota final: 9/10

0 comentarios:

Publicar un comentario