sábado, 6 de junio de 2015

Reseña: "Aprendiz de asesino", de Robin Hobb (Margaret Odgen)

8:27 Posted by Laura Lauman , , No comments
Traspié, hijo bastardo del noble príncipe Hidalgo, es heredero al trono de los Seis Ducados. Después de ser rechazado por su familia es llevado a la corte real, donde crece bajo la tutela del arisco caballerizo de su padre. Todos los miembros de la realeza lo consideran un paria, salvo el taimado rey Artimañas -su abuelo-, quien busca que sea instruido en las artes del asesinato, ya que por sus venas corre la sangre de una Habilidad mágica. Mientras los bárbaros invasores saquean las costas, Traspié se convierte en un hombre. Pronto deberá enfrentar su primera misión, tan peligrosa como desoladora. Y aunque hay quienes ven en él una amenaza para el trono, quizá posea la fórmula secreta para la supervivencia del reino.

Título: Aprendiz de asesino

Autora: Robin Hobb (seudónimo de Margaret Odgwn)

Saga: Sí (Trilogía del asesino)

Precio: $219

Páginas: 392

Editorial: Plaza y Janés

Año de publicación: 2014

Encuadernación: Tapa blanda con solapa

Dudaba si comenzar a leer este libro o no, debo confesar. Luego, vi que George R. R. Martin afirmaba que era una lectura original en el entorno fantástico, y decidí que bien valía la pena darle una oportunidad. Lo vi en la Feria del Libro de este año, y me dije que se iba a casa conmigo.

—No hablas igual que un chiquillo —señaló de repente—. Pero tengo entendido que
eso es normal, para los que tenían la antigua Maña. Que nunca fueron niños de verdad, ni siquiera al principio. Siempre sabían demasiado, y al hacerse mayores sabían todavía más. Por eso nunca se consideró un crimen, en el pasado, cazarlos y quemarlos. ¿Comprendes lo que te digo, Traspié?

La historia trata sobre el hijo natural de Hidalgo, el Rey a la espera, y una mujer de la que poco sabemos, y comienza cuando su abuelo, padre de la muchacha, lo lleva al castillo para que su padre se haga cargo del niño. Padre que nunca lo ve, y que poco después de su llegada se retira a otras tierras con su esposa, Paciencia.

El tono de su voz delataba algo más que envidia. Desde entonces he aprendido que muchos hombres ven siempre la suerte del prójimo como una afrenta personal. Sentí su creciente hostilidad como si hubiera entrado sin avisar en el territorio de un perro. Pero, tratándose de un perro, podría haber tocado su mente y explicado mis intenciones. Con Brant sólo había hostilidad, como una tormenta a punto de estallar. Me pregunté si pensaba golpearme y si esperaba que me defendiera o que me retirara.

Entonces, Chico, o Traspié, queda al cuidado de Burrich, el caballerizo, que tiene un talento especial para relacionarse con perros, halcones y caballos. Pasa sus días en las caballerizas, o en la ciudad, donde conoce a los niños del puerto y se integra en el grupo rápidamente. Le llaman Nuevo, y con ellos y su cachorro Morrón, se pasan los días haciendo travesuras... hasta cierto día.

—Míralo —ordenó el viejo rey.

Regio me fulminó con la mirada, pero yo no me atrevía a moverme.

—¿Qué opinas de él?

Regio parecía perplejo.

—¿Ése? Es el Traspié. El bastardo de Hidalgo. Robando a hurtadillas, como de
costumbre.

—Bobo. —El rey Artimañas sonrió, pero sus ojos permanecieron insensibles. El bufón, creyéndose interpelado, esbozó una dulce sonrisa—. ¿Es que tienes cera en los oídos? ¿No oyes lo que te digo? No te he preguntado "¿Quién es?" ni "¿Qué hace?" sino "¿Qué opinas de él?". Ahí lo tienes: joven, fuerte, cargado de recursos. Su perfil es igual de regio que el tuyo, pese a haber nacido en el lado equivocado de las sábanas. Así que, ¿qué opinas de él? ¿Te parece una herramienta? ¿Un arma? ¿Un camarada? ¿Un enemigo? ¿O vas a permitir que merodee por ahí hasta que venga otro, lo coja y lo utilice contra ti?
Regio me miró entornando los párpados, luego miró por encima de mí y, al no encontrar a nadie más en el salón, volvió a observarme desconcertado. A mis pies, un cachorro gañó para recordarme que antes habíamos estado compartiendo la comida. Le pedí que se callara.
—¿El bastardo? Sólo es un mocoso.
El viejo rey suspiró.
—Hoy. Esta mañana, ahora, es un mocoso. La próxima vez que le pongas la vista encima será un mozo, o peor, un hombre, y entonces será demasiado tarde para que hagas nada de él. Pero cógelo ahora, Regio, y dale forma, y dentro de una década gozarás de su lealtad. En lugar de ser un bastardo resentido que podría ser persuadido de aspirar a ocupar el trono, será un partidario de la familia, unido a ella en su espíritu y no sólo por su sangre. Un bastardo, Regio, es algo extraordinario. Ponle un membrete en la mano y envíalo lejos, y tendrás un diplomático al que ningún regente extranjero osará cerrarle las puertas. Se le puede enviar sin peligro allí donde un príncipe de la sangre jamás podría llegar. Imagínate lo útil que puede ser alguien que pertenece y no pertenece al linaje real. Intercambio de rehenes. Alianzas matrimoniales. Trabajo en la sombra. La diplomacia del cuchillo.

El rey Artimañas, su abuelo paterno, decide que no es buena idea desperdiciar recursos o posibilidades, en especial teniendo una situación complicada, tanto dentro y fuera del castillo. Los Corsarios de la Vela Roja asechan en las costas, convirtiendo poblados enteros en manadas de bestias que de humanas tienen el aspecto y poco más. Siendo de todo menos tonto, el rey decide poner a traspié bajo la tutela de Chade, un maestro del envenenamiento y el asesinato, trasladándolo de los establos a una habitación propia.

Martin dice la verdad
La historia nos introduce al mundo de los seis ducados, que intentan sobrevivir en un reino amenazado por un enemigo que parece saber todo sobre ellos, a las intrigas placiegas, y al uso de la Habiliodad y la Maña. La primera, si bien es un entorno fantástico, podría ser una rara habilidad psíquica, más cercana a la parapsicología que a la magia en sí. Hasta se percibe cierta lógica en su aparición en determinados individuos.

Los personajes son variados, pero no cuesta distinguir a uno de otro. Hay tanto hombres como mujeres interesantes, personajes con los que podrías sentarte y tener una interesante conversación, prsonajes a los que quieres tirar de una torre, personajes complejos, personajes que te generan ambigüedad, personajes, en una palabra, humanos. Ese es uno de los puntos positivos del libro: los hace distinguibles, los hace imperfectos, y no se centra en un sólo ámbito, sino que incluye puertos, tierras lejanas, el castillo, etc.

Traspié mismo narra los acontecimientos, con partes de textos al inicio de cada capítulo, y quizás ese sea el motivo  que su joven persona a veces hable o se comporte más como adulto que como adolescente. En el primer libro vemos cómo va creciendo, desde los seis años hasta casi quince al final, pasando por pruebas variadas.

Seguiré con la saga, y me conseguiré los demás libros.

Nota final: 8/10

0 comentarios:

Publicar un comentario