lunes, 11 de mayo de 2015

Reseña: "El último soltero de Nueva York" de Dyan Sheldon

6:47 Posted by Laura Lauman , , No comments
Michael Householder acaba de ser abandonado, y con razón, por su compañera. Se ha convertido de repente en prácticamente el único individuo soltero de la gran ciudad. Tiene treinta y cuatro años, buena posición económica... y una irrefrenable voluntad de vivir su soltería.

No puede evitarlo. En el fondo de su actitud late una cierta displicencia, que pudiera confundirse con machismo, hacia las mujeres. Ello le ayuda a reforzar su nuevo modo de vida, hasta el punto de inventarse una esposa, precisamente cuando un asesino causa estragos en el barrio y su vecina acaba de echarse un novio policía.



Título: El último soltero de Nueva York

Saga: No

Autor: Dyan Sheldon

Encuadernación: Tapa blanda

Editorial: Grijalbo

Páginas: 339

Año de publicación:1992


Curioso es el caso del protagonista de esta historia, Michael. Un agente literario en una de las ciudades más cosmopolitas del mundo, al que le interesa más el mejorar sus habilidades en la cocina que encontrar una nueva novia. No le interesa saber que tiene treinta y cuatro años, que su última "novia" se ha ido, o que sea bajo y se esté quedando sin pelo. Sólo quiere vivir en paz y sin que su madre lo llame, preguntándole si ya se ha casado y cuándo le dará nietos.

La situación epieza despacio: ya no hay más hombres heterosexuales solteros en Nueva York, al menos no los que viven bajo un techo y comen todos los días. De golpe y porrazo, se encuentra conque todas las mujeres solteras han bajado sus pretensiones, y él es el único que encaja en la mayoría de lo que quieren tener. Y, oh, ¿acaso no es ése el sueño de todo varón, aunque sea en sus momentos de adolescencia? Después de todo, ser deseado por muchas mujeres es el sueño heterosexua masculino más común, ¿verdad?

Pero rasca la exquisita máscara de la sociedad y ¿qué encuentras? El Neandertal que llevas dentro. Arranca la fachada de ese caballero maduro, inteligente y culto y ¿qué encuentras? Encuentras al niño de doce años que solía masturbarse en el lavabo mientras se comía con los ojos la página central de Playboy, con las bragas sucias de su hermana en la cabeza.

Pues bien, como sabe quien ha estudiado algo de economía, hay una oferta y una demanda en cada mercado. Hay un punto de equilibrio, y cuando hay más demanda que oferta, los bienes o servicios ofrecidos aumentan de precio. Se hacen más buscados. Y si hay un solo soltero en Nueva York... Michael empieza a compender cómo se siente ser una mujer siendo acosada por decenas de hombres. Y no le gusta.

Mi justificación para acostarme con mujeres, con quienes no tenía intención de abrir una cuenta bancaria conjunta, era que ellas me lo habían pedido. ¿Pedido? Ellas prácticamente habían alargado la mano y me habían tomado. Pero lo que deseaban, claro está, no era simple gratificación animal. Lo que deseaban era amor.
-Me he aprovechado de mi suerte- admitía. La mezcla de aromas a ajo y lima asaltaba mi memoria -Me he portado como un cerdo.

La acción a tomar le parece bastante evidente: debe pretender que ya no está disponible. Convencer a su madre, a su vecina chismosa, a esa vecina que le cae bien y que ahora tiene un novio que está tras los pasos de un criminal conocido como el Carnicero...

Porque los abogados del consigue-lo-que-quieras pasan por alto el hecho de que cualquier medio de evasión tiene su precio.

Y, por supuesto, no puede hacerlo todo él solo. En vez de tomar el camino más sencillo, que sería ceder a la presión de la sociedad, de los miembros del sexo opuesto que le buscan, de su madre, y de toda persona que desee verle en sagrado matrimonio, prefiere seguir soltero, pero no quedándose quieto. Y es allí donde comienza la parte más divertida de la novela.

La historia está escrita de forma bastante sencilla, en una época donde los celulares e interet no eran tan populares como ahora. Fácil de entender, al llegar a los últimos capítulos notas que eso que sospechabas en realidad es más grave de lo que pensabas, y el final... me ha decepcionado un poco, para ser sincera, y eso le ha restado varios puntos. Es una novela para leer en épocas donde no quieres pensar demasiado, y reírte de las desgracias ajenas.

Nota final: 7/10

0 comentarios:

Publicar un comentario