domingo, 10 de mayo de 2015

Feria del Libro 2015: o cómo faltarle el respeto a quienes no son de CABA

15:18 Posted by Laura Lauman , , No comments
En esta nueva edición de la Feria, fui con el mismo grupo con el que he ido en los ¿cinco?, ¿seis? años anteriores. El objetivo último y principal es siempre el mismo: la Feria. Pero en esta ocasión, un amigo y yo decidimos no ir a la feria de San Telmo, como el resto del grupo, y pasar por el Jardín Japonés.

Así te sientes al cruzar la 9 de Juio
Vaió la pena caminar los cinco kilómetros y medio que nos separaban del café donde tomamos el desayuno el grupo completo. Avisando que nos íbamos por nuestra cuenta a una de las coordinadoras, emprendimos el largo camino hacia el Jardín Japonés, en donde atravesamos puntos muy conocidos de CABA, entre ellos la avenida nueve de Julio. Jamás agredecí tanto el respeto a los semáforos y que no se pudiese doblar en esa avenida. Cruzamos tres calles con semáforo para evitar una que se veía difícil de cruzar, y me acordé de una edición del programa Caiga Quien Caiga, en donde etiquetaban como peatones suicidas a quienes cruzaban sin respetar el semáforo allí mismo, en la avenida 9 de Julio.

Jamás pensé que el Jardín Japonés pudiese ser tan hermoso.

Lleno de carpas (peces koi) enormes (un cartel decía que estaba prohibido tocarlas) , un par de gatos bien alimentados que te pedían lo que estabas comiendo y se dejana tocar, puentes rojos a centímetros del agua, lámparas de piedra, la asimetría de los jardines japoneses era un remanso de paz en una ciudad tan movida como lo es la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Las fotos que tomé están al final, para pasar el mal trago que fue la Feria.

Del Jardín Japonés a la Rural, donde se llevaba a cabo la Feria, había tres cuadras, así que salimos con tiempo y llegamos bastante antes de la hora, pero más vale prevenir que lamentar.

Una vez llegada la hora de entrar a la Feria con el resto del grupo, comenzaron los problemas.

El año pasado, habían limitado a tres ejemplares las consultas sobre libros a informes en el lugar. Yo, confiada, había revisado varias veces la base de datos de libros que tenían en el sitio, marcando los puestos donde estaban mis preciados objetivos. Voy al primero, pido el libro X y...

-Ah, no, ese libro no lo tenemos.

-¿Pero cómo, si en la página de la Feria dicen que lo tienen?

-Sí, pero esa es la base de datos completa de la editorial, no la de los libros que trajimos a la Feria.

En otro puesto:

-Teníamos ese, pero está agotado.

-En la página de la Feria decía que estaba...

-Es que no la han actualizado desde el primer día.

El único sitio donde pude encontrar la bse de datos actualizada fue... en el puesto de Cúspide. Allí me indicaron dónde estaba qué ejemplar, y si estaban agotados o no. Al final, de los ocho que fui a buscar, volví con la enorme cantidad de... dos. Y uno de ellos no aparecía en la base de datos de la página oficial de la Feria, lo hallé de casualidad. Vi uno que había estado en mi lista de un año anterior, así que por supuesto lo tomé: y la segunda parte de un libro que quería, pero no importa, ya me haré con el primero de alguna forma.

La muchedumbre llegó a abrumarme de modo tal, que salí a donde estaba el mástil y me quedé allí una hora, comiendo lo que había llevado y respiranro aire, aire fresco. Con casilleros y todo, las bolsas pesan y la gente agobia, y lo de la base de datos en la que no se podía confiar se sumaba a las molestias de viajar toda la noche, llegar mal dormida, y saber que esa noche tampoco dormiría bien, volviendo a mi ciudad, capital de provincia.

El fiasco de la base de datos me hizo plantearme si de verdad vale la pena ir a un evento que se dice internacional, pero no respeta a quienes viajan cientos, o incluso miles de kilómetros, para ir a buscar un libro que dicen que tienen. ¿Que eres de una provincia vecina? Pues te jodes. Si eres local, puedes ir otro día, de qué tanto te quejas. ¿Vienes de otro país? Aprende cómo hacen las cosas los porteños.

¿Tanto cuesta subir la base de datos correcta? ¿Es tan difícil el pedir que la mantengan actualizada? No sólo por un motivo de respeto, sino porque daña a la Feria. Si me dicen que tienen X libro y, cuando llego no está (porque lo tiene la editorial pero no lo llevó a la Feria, porque se han vendido todos los ejemplares, porque la lista no está actualizada, porque...), eso mina mi confianza. ¿Para qué ir, si me mienten respecto a lo más importante de la Feria?

El año próximo veré si realmente vale la pena ir, porque quien no respeta a sus lectores, en especial si haces negocios con ellos, no merece mi confianza, mi dinero, ni mi buena voluntad.

Fotos del Jardín Japonés


Nuestro guía

Árbol de cerezo y lámpara de madera
Puente curvo y lámpara de piedra
Monumento a los esfuerzos de los inmigrantes japoneses en Argentina.
Es una piedra esculpida por un arroyo cordobés, que simula ser una familia

0 comentarios:

Publicar un comentario