lunes, 30 de mayo de 2016

Reseña: "Asesino real", de Robin Hobb - Todo puede ir a peor, (ya no tan) pequeño asesino

7:41 Posted by Laura Lauman , , No comments
El joven Traspié Hidalgo se convierte en el catalizador que habrá de alterar la trayectoria de una casa real en grave peligro, en este estremecedor relato del reino costero de los Seis Ducados.
Traspié ha sobrevivido a su primera misión peligrosa como asesino del rey, aunque al final ha salido muy mal parado. Maltrecho y resentido, se propone quebrantar su juramento al rey Artimañas y quedarse en las lejanas montañas. Pero el amor y unos hechos de tremenda urgencia lo llevan de regreso a la corte de Torre del Alce y a las mortíferas intrigas de la familia real.
Los Corsarios de la Vela Roja, renovando sus feroces ataques sobre la costa, dejan a su paso aldeas calcinadas y víctimas enloquecidas. El reino sufre asimismo un ataque desde dentro, pues la traición amenaza el trono del rey afligido. En este momento de gran peligro, la suerte del reino podría estar en manos de Traspié, cuyo papel en la salvación de los Seis Ducados bien pudiera exigirle el más terrible de los sacrificios...

Título: Asesino real

Autora: Robin Hobb (seudónimo de Margaret Odgwn)

Saga: Sí (Trilogía del asesino, primer tomo)

Páginas: 654

Editorial: Plaza y Janés

Año de publicación: 2014

Encuadernación: Tapa blanda con solapa

Allá lejos y hace tiempo, en joven Traspié Hidalgo pensó que se iba a morir a manos de su queridísimo medio hermano Regio. Por supuesto que eso no podía suceder (je), de ninguna manera (je, je). Y aquí nos encontramos con nuestro protagonista despertando en las heladas tierras de la Reina a la Espera Kettricken. El resto de la caravana se ha ido a Torre del Alce, y Traspié tiene pocas a ninguna gana de regresar, dado el estado en que le dejó Regio. Pero por supuesto que no se queda allí, ya que el deber le llama, y la corte le necesita.

(...) De pronto, yo era una persona parca y deprimente, sin imaginación. Más perro que hombre. Y ni siquiera un perro predilecto al que acariciaban y halagaran. Era otro miembro esforzado de la manada.

Traspié ya no es un niño, sino un adolescente, y las vivencias por las que ha pasado empiezan a mostrarse. Así y todo, no deja de ser joven, de hacer cosas de jóvenes, y de meter la pata hasta el fondo, a veces, debido a su falta de experiencia en ciertos temas de la vida. Y la situación en Torre del Alce, y en los Seis Ducados, se pone cada vez peor. Si en el tomo anterior se sospechaba que podría haber algo de ayuda interna, en este se aclara ese tema, y no de la forma que se espera. Qué linda es la vida en la corte.

-Preferiría zurcir una vela, con una enorme aguja de hierro o un huso de madera, para engalanar cualquiera de los barcos de mi marido. Ése sería un trabajo digno de mi tiempo, y de su respeto. En cambio, me dan juguetes para que me entretenga, como si fuese una niña mimada que no conociera el valor del tiempo bien empleado.

Qué linda que es viniendo de tierras en donde ser de la realeza es sinónimo de ser un sacrificio para tu pueblo, y viajas como nueva Reina a la Espera en una corte donde tienen una cultura completamente distinta. Las diferencias entre Kettricken y el resto de la corte se hacen evidentes, a lo que se le suma la amenaza de los Velas Rojas. Aún con las nuevas medidas a tomar, eso no aligera la situación: a veces, parece que sólo ha hecho que los corsarios hayan subido un nivel en destrucción y astucia.

Qué linda es la vida en la corte cuando una persona que creías lista se muestra mucho más sabia, con más conocimiento y con una profundidad que no alcanzabas a imaginar siquiera que fuese posible. Alcanzando un nivel similar a rozar la cuarta pared, el diálogo de este personaje es de la clase que te hace pensar en un tipo de seres que no parecen existir en los Seis Ducados.

Torre del Alce ha decidido defenderse de los Corsarios de la Vela Roja, pero el plan no parece ir tan bien como se esperaba que fuese. Hay problemas que no se habían contemplado, y empieza a vislumbrarse la posibilidad que algunos personajes sean, a la vez, más astutos y más idiotas de lo que se pensaba.

Este segundo libro me ha dado la impresión de ser más largo de lo necesario. Hay momentos impactantes, y algunas partes de la trama me parecieron que ocupaban más páginas de las necesarias. Terminé este tomo con bastante menos entusiasmo que al principio, aunque el epílogo es de esos que te dejan con las ganas de seguir leyendo.

Nota final: 7/10

0 comentarios:

Publicar un comentario