martes, 10 de noviembre de 2015

Reseña: "El cuento de la criada" de Margaret Atwood - Distopia puritana con pocos niños y mucha misoginia

7:02 Posted by Laura Lauman , , No comments
Situada temporalmente en un futuro próximo, en una localidad que recuerda vagamente a Cambridge, Massachussetts, se describe en ella la vida de lo que fueron alguna vez los Estados Unidos. Ahora, éstos se han convertido en la República de Gilead, una teocracia monolítica que reacciona ante el descontento social y la aguda declinación de la natalidad con la intolerancia represiva de los antiguos Puritanos, y que incluso ha ido más lejos que ellos en muchos aspectos. El régimen de Gilead toma el Libro del Génesis absolutamente al pie de la letra, acarreando consecuencias terribles tanto para las mujeres como para los hombres.
La historia es narrada por Offred, una de las infortunadas "criadas" del nuevo orden social. En una prosa sintética pero elocuente, por momentos cálida y tierna, por momentos alejada y oblicua, ella revela al lector cuáles son las zonas oscuras detrás de la fachada de aparente calma, así como señala la aparición de ciertas tendencias que serán conducidas a su lógica resolución. El cuento de la criada es una especie de Naranja Mecánica vista por los ojos de una mujer: inesperada, divertida, estremecedora y en grado sumo convincente. Es, simultáneamente, una sátira mordaz y una severa advertencia.


Título: El cuento de la criada

Autora: Margaret Atwood

Saga: No

Páginas:284

Editorial: Sudamericana

Edición: rústica con solapa

Año de publicación:1987

Hacía bastante tiempo que quería leer este libro, una de las grandes novelas distópicas. Lo encontré por casualidad en la biblioteca, y no dudé en pedirlo prestado. Viejo y bastante leído (aún tenía una ficha de papel pegada en la última página), eso no mermó para nada la calidad del contenido.

Un retorno a los valores tradicionales. No consumir, no desear. Si no consumo, ¿por qué sí deseo?

En un (entonces) futuro no muy lejano, la baja tasa de natalidad ha llevado a que Estados Unidos caiga en manos de una teocracia, una distopia, basada en las creencias religiosas de los Puritanos. Pero no se limita sólo a seguir esas normas, sino a implementarlas utilizando elementos que ya le serán conocidos a quien haya estudiado en algo las distopias y el control de masas.

Los Guardianes no son soldados auténticos. Les asignan tareas de vigilancia y otras funciones de lacayos, cmo cavar la tierra en el jardín dela Esposa del Comandante, y son tipos o estúpidos o mayores o inválidos o muy jóvenes; y además estan los Espías de incógnito. (...) Los jóvenes suelen ser los más peligrosos, los más fanáticos y los que más se alteran cuando tienen un arma en las manos. Aún no poseen experiencia. Hay que tener muchot acto con ellos.

Este es una de las novelas del tipo "mira mi mundo". A través de los ojos de una Criada, "educada" para ser un vientre alquilado, podremos ver cómo fue el proceso de transición entre el Estados Unidos de ese entonces y la república de Gilead. De un pasado donde las mujeres tenían derechos y libertad a un presente donde son poco más que objetos de utilidad variable, dependiendo de cuánto dinero posea el hombre que desee comprarlas. O alquilarlas, según el caso.

Recato e invisibilidad son sonónimos, decía Tía Lydia. Si os ven -si os ven- es como si os penetraran, decía con voz temblorosa. Y vosotras, niñas, debéis ser impenetrables. Nos llamaba niñas.

Divididas por colores, cada mujer tiene un rol que cumplir, según una versión más dura, conservadora y con más recursos de lo que fue el puritanismo. Algunas están allí para cocinar y limpiar (Marthas), otras para er Esposas de adorno y compañeras de un marido poderoso, otras sirven para hacer mandados y darle hijos al hombre que las ha alquilado (Criadas), y están las Econoesposas, que hacen todo a la vez, para hombres pobres, pero not tanto que no puedan comprarse una mujer.

Lo que les ofende es la historia más reciente.

Al final del libro se incluye la transcripción de una charla en donde se analiza cómo fue el desarrollo histórico de ese tiempo, desde sus primeras épocas (donde transcurre la narración) pasando por las que siguieron. Se incluye información técnica, histórica, sociológica, y se intenta compender por qué sucedió lo que sucedió.

Sois una generación de transición, decía Tía Lydia. Es lo más difícil. Sabemos cuántos sacrificios tendráis que hacer. Resulta difícil cuando los hombres os injurian. Será más fácil para las que vengan después de vosotras. Ellas aceptarán sus obligaciones de buena gana.
Pero no decía: Porque no habrán conocido otro medio de vida.
Decía: Porque no querrán las cosas que no pueden tener.

Este libro tiene esa punto de vista de las mujeres que tanto necesita la literatura actual. Con un lenguaje que va desde la cotidiano, una Criada narra su mundo, cómo era y cómo es, y todo lo que ha sucedido en él. La violencia física casi no existe, y la psicológica abunda en todos los capítulos. Prácticamente toda dictadura se vio apoyada por la religión (a excepción de unos pocos casos), y aquí se pone en evidencia cómo se hace.

Lo que representa un peligro en manos de las masas, prosiguió, cosa que en algunos casos ha sido una ironía, y en otros no, está a salvo en manos de aquéllos cuyos motivos son...
Impecables, concluí.
Asintió, con expresión grave. Era imposible saber si hablaba en serio o no.

Los nombres que se leen no son los verdaderos: Defred (Offred en el original) no es el nombre de la protagonista, sino el nombre de la criada del Comandante que la tiene en ese momento bajo su "cuidado." Cuando, en la parte final del libro, se busca la verdadera identidad de quien cuenta la historia, deben hacer un análisis histórico de los personajes que aparecen.

Sentí que el amor se alejaba de mí.
A él (Luke, su entonces marido y padre de su hija) no le importa, pensé. No le importa en lo más mínimo. Quizás incluso le gusta. Ya no nos pertenecemos el uno al otro. Por el contrario, yo soy suya.
Indigno, injusto, falso. Pero eso es lo que ocurrió.

Esta es una de las grandes distopias, y cuando empiezas a leer entiendes el por qué. Una distopia que le atrae a los hombres, siempre y cuando tengan dinero y poder, ya que les permite tener una variedad de mujeres que desean traer a sus hijos al mundo, en un sistema que hace que el tener bebés sea una fiesta, y las féminas poco tiene que decir la respecto. Hasta las Esposas, a las que casan tan pronto pueden para que no se les ocurran ideas extrañas, son poco más que una figura decorativa fuera de la casa: dentro, las Esposas pueden mandar, pero siempre por debajo de su Esposo.

Hay muchas, muchisímas frases del libro que quisiera poner, pero elegí aquéllas que no arruinan la trama en general. La forma en que justifican por qué han creado el sistema que han creado, y por qué es mejor no hacer nada para cambirlo, es repugnantemente misógina, y siendo la narradora una mujer, la conclusión de esta histoia distópica es evidente.

Nota final: 9.5/10

0 comentarios:

Publicar un comentario