domingo, 2 de agosto de 2015

Reseña: "Silber. El primer libro de los sueños", de Kerstin Gier - Sueños, rituales y adolescentes europeos

10:03 Posted by Laura Lauman , , No comments

Misteriosas puertas de tiradores en forma de lagartija, figuras de piedra parlantes y una niñera enloquecida con un hacha en la mano... Últimamente, los sueños de Liv Silber son bastante inquietantes. Sobre todo uno de ellos le preocupa muchísimo. En ese sueño se encuentra en un cementerio, de noche, observando a cuatro chicos que llevan a cabo un sombrío ritual.
Los chicos guardan una relación muy real con la vida de Liv, puesto que Grayson y sus tres mejores amigos existen de verdad. Hace poco que Liv asiste al mismo instituto que los cuatro, quienes en realidad parecen bastante simpáticos. Sin embargo, lo que resulta realmente inquietante -mucho más inquietante que el cementerio por la noche- es que los chicos saben cosas sobre ella que durante el día jamás manifiestan... hasta que llega la noche y, con ella, el sueño.
Liv ignora cómo lo saben, es un misterio absoluto, y ¿quién se resiste a investigar un buen misterio?



Título: Silber. El primer libro de los sueños

Autora: Kerstin Gier

Traductora: Nuria Villagrasa Valdivieso

Saga: Sí (Libros de los sueños)

Precio: $199

Páginas: 349

Editorial: B de block

Año de publicación: 2015

Encuadernación: Tapa blanda 

Había leído un par de reseñas positivas del libro, y siendo que este fue uno de los pocos que logré traer de la cada vez menos tentadora Feria del Librio de Buenos Aires, sumado a su bonita tapa, terminaron de inclinar la balanza.

Olivia "Liv" Silber llega a un nuevo país, nueva casa, nuevo colegio... y probablemente una nueva familia. Su madre ha conocido al amor de su vida y va a llevarlas, a ella, sus dos hijas y el perro, a la morada de su marido, que resulta ser el padre de uno de los chicos más populares de su nuevo colegio. Y eso significa reacomodar habitaciones, modificar hábitos, y puede que su au pair tenga que irse... lo cual desencadena una cena llena de emociones, de las que su nuevo hermanastro se retrae, pegado a su celular.

¿Qué solía decir siempre Sherlock Holmes? Cuando se ha descartado lo imposible, lo que queda debe de ser la verdad, por improbable que pueda parecer. Solo que ¿qué quedaba cuando lo imposible tampoco podía descartarse?


De golpe y porrazo, Liv es la chica más querida y popular de toda la escuela, y hasta las que el día anterior la miraban de arriba abajo con desprecio por no ser hija de una mujer rica, de repente la ven con otros ojos. El grupo de muchachos populares, atractivos y perseguidos por toda la sección femenina del alumnado, también se interesa por ella, pero por otros motivos. Porque ella los vio en un sueño, y en ese sueño esperaban a alguien. Pero era sólo un sueño, ¿no?

Pues... ya leyendo el título se entiende que no, que algo hay allí. Y, cuando llega la explicación de por qué pasa lo que pasa, me sentí algo decepcionada. Puede que a otra persona no le resulte igual, ya que tiene cierta lógica, y no desentona. Liv se ve con la opción de saber más, a riesgo de correr un peligro que ni siquiera los muchachos populares entienden del todo. O puede darse la vuelta e irse. La elección es evidente. Ni los experimentos empíricos con los sueños eran tan interesantes.

La idea de las puertas y de cómo funcionan me pareció una idea interesante. Además, que detrás de ellas hubiese un mundo onírico, donde se demostrase parte de la personalidad de una persona, me recordó a otras obras, en papel y en celuliode, con resultados positivos. La forma en que cada puerta es protegida y cómo logran entrar en una u otra, los guardianes o los sistemas que usan, van desde lo esperable hasta lo divertido.

Liv me pareció uno de los personajes más interesantes. Aunque a veces reaccione negándose de entrada ante algunas propuestas de su familia (propuestas que ya han sido llevadas a cabo y que ya están en marcha, a veces), cede y a veces es buena idea. Aunque su madre las engañe a ella y a su hermana (qué inolvidable la escena de la cena). Lottie, la au pair, es un soporte de las muchachas en este enorme cambio, donde dejan de viajar por diversos países para radicarse en un solo lugar. A pesar de que su tiempo con las niñas parece haber pasado de lo establecido, ella continúa apoyándlas y elevándoles el ánimo.

Otro personaje interesante es Secrecy. Escribe en el blog Dimes y Diretes, donde se suben todos los chismes que suceden en la academia, y nadie sabe quién es ella. Ni una pista, aunque hay sospechas. Sus entradas muestran una parte de la historia que, a veces, ni siqueira quienes leemos podríamos saber de no ser por ella.

Hay algunos personajes que no he logrado distinguirlos. En concreto, a los muchachos populares que siempre viajan en paquete, o casi. Se me confundían los nombres, las acciones y los motivos para haber comenzado todo,  aunque queda en claro que todas quieren estar con ellos. Todas menos Liv, o al menos en principio.

El libro es bueno, sí. Es el primero de una saga con tapas bonitas y atractivas, una historia buena, una protagonista que sufre cambios muy grandes, con una familia peculiar. Y en una escena encontré lo que podría ser un guiño a una de las mejores series de animación japonesa de todos los tiempos. Seguiré con la saga.

Nota final: 7.5

0 comentarios:

Publicar un comentario