sábado, 22 de agosto de 2015

Bocaditos: "El llamado" de Lautaro José Jiménez Corbalán

9:12 Posted by Laura Lauman , , No comments
...cuando la comandante de la nave revisó nuevamente su misión, una sensación extraña la impulsó en sus mas reconditos pensamientos....
EL LLAMADO es un viaje a la aventura que reiteradamente emerge de nuestra conciencia. Es un futuro incierto plegado de interrogantes que sosiegan pero al mismo tiempo estremecen, es el proyectarnos al más allá y cargar consigo lo que fuimos, somos, o tal vez seremos.

Título: El llamado. Un cuento malvinero de ciencia ficción

Autor:  Lautaro José Jiménez Corbalán
 
Páginas: 48
 
Editorial: Ediciones argentinidad, colección Malvinas
 
Año de publicación: 2015
 
Precio: $90

Una de las curiosidades que me traje de la Feria del Libro de Buenos Aires 2015 fue este libro. No es una novela, sino un cuento de ciencia ficción, escrito por un ex-combatiente de la guerra de Malvinas (robadas por Inglaterra con la ayuda de Estados Unidos, nuestro supuesto aliado en caso que fuerzas externa al continente nos atacasen).

La historia transcurre en el espacio, años después que la Tierra fuese evacuada (casi) por completo, cuando uno de los integrantes de una nave espacial decide volver a las islas (o a lo que queda sobre el agua de ellas) para buscar un pequeño tesoro, dejado allí por uno de los soldados de Malvinas.

Hay dos puntos positivos de este cuento, y uno negativo. Para quienes no sepan lo que sucedió en 1982, para quien no se haya enterado de cómo esa guerra perdida, que nos costó dos islas pero nos ganó el fin de una dictadura militar, nos ha afectado, este cuento poco tendrá de apego emocional. Para quien tenga memoria, o para quien haya vivido en esos tiempos, este cuento se leerá con una sonrisa en los labios, una sonrisa triste por lo perdido pero sonrisa al fin.

El texto está escrito por alguien que desea comunicarsus experiencias, darles un giro y mostrarlas desde otra ángulo, y lo logra... aunque su forma de armar las oraciones deje bastante que desear. Quizás porque lo escribió cuando estaba a mediadios de sus veinte, más o menos. Este es su único punto negativo.

Punto que se pasa por alto casi por completo al ver las ilustraciones que se disfrutan en las páginas de este tomo. Porque no se miran: se disfrutan. Las distintas técnicas usadas en ellas hacen que, a veces, te olvides de seguir leyendo. Son pequeñas maravillas, algunas de las cuales son todo un deletie para la vista.

Fue un soplo refrescante de literatura argentina, con ilustraciones que suben el nivel del texto.

0 comentarios:

Publicar un comentario