domingo, 22 de marzo de 2015

Reseña: "Los niños del agua" de Charles Kingsley

6:45 Posted by Laura Lauman , , No comments
Tom, un deshollinador de diez años, cae por una chimenea. El accidente provoca tal revuelo que Tom huye hacia un estanque en el que se ahoga. Pero no muere, sino que se transforma en un niño del agua que con la ayuda de las hadas se convertirá en un nuevo ser más libre y responsable. Publicada dos años antes que Alicia en el País de las Maravillas, esta novela, que trasciende el relato infantil, refleja las inquietudes sociales del autor, siendo pionera en el trato de temas como la esclavitud infantil, la calidad del sistema educativo o las teorías de Darwin.

Título: Los niños del agua

Autor: Charles Kingsley

Traductora: Berta Roda

Ilustraciones: Linley Sambourne

Saga: No


Precio: $95


Páginas: 300

Editorial: Debols!llo

Año de publicación: 2011

Encuadernación: Tapa blanda de bolsillo

Cuando a alguien le gusta un tema, y se pone a hablar del mencionado tema, se nota. En este caso, cuando se lee lo que Kingsley ha escrito, nos sumergimos en una historia con mucho de creatividad, de teorías sobre el mundo acuático (sub y sobre), y de algunos temas que, en la época en que se escribió, eran de gran actualidad.

¿Un niño del agua? Nunca has oído hablar de los niños del agua. Quizás no, por eso se ha escrito esta historia. Hay un montón de cosas en el mundo de las que nunca has oído hablar, y muchas más de las que nadie oirá hablar, al menos hasta el advenimiento de Cocqcigrues, cuando el hombre sea la medida de todas las cosas.

Tom es un niño deshollinador, maltratado por su patrón, adepto a la bebida y que no lo ve con mucho cariño, que es enviado a limpiar las chimeneas de una bella casa. Por cosas de la existencia, termina cayendo por la chimenea y aterrizando en la habitación de una bellísima niña, y allí comienzan sus problemas. Porque es evidente que un niño sucio, pobre y desconocido en la habitación de la señorita desata el escándalo, una persecución con perros incluidos, y un revuelo general en la casa y sus alrededores.

Tom, en su huida, cae en el agua y se ahoga, pero no muere: renace como un niño del agua. Con ayuda de las hadas, comienza a explorar ese nuevo mundo, sin recordar su vida anterior ni a las personas que conoció. Conoce a los seres que viven en el agua, como peses de todo tipo, insectos, roedores y hasta objetos inanimados. Se comienza a notar cuán similar es a "Alicia en el país de las maravillas", aunque el mundo, quien protagoniza la historia, sus objetivos y sus finales sean diferentes.

Después de recorrer tan largo camino y haber hecho frente a tantos peligros, aún no había encontrado a un solo niño del agua, ¡qué frustrante! Ciertamente lo parecía, pero la gente no puede tener siempre lo que desea, ni siquiera los niños pequeños. Hay que saber esperar y esforzarse para conseguir las cosas, y algún día te darás cuenta de ello.

Por supuesto que Tom no se iba a quedar quieto en el pequeño curso de agua en el que renace, sino que quiere ir a ver a otros niños del agua. Para eso, viaja al mar, encontrándose con seres diversos, tan diversos como sus intenciones, y las sorpresas sólo acaban de empezar: porque cuando se encuentra con los niños del agua, conoce a unas hadas algo extrañas. Una de ellas es Quehagancontigocomohagas, quien educa a los niños del agua asta que lleguen a cierto grado de madurez, recompensa a los niños buenos y enseña a los niños para que no sean malos.

Los escenarios varían desde la miseria de los deshollinadores hasta la riqueza de las fincas de la gente rica, de los seres que viven bajo el agua hasta el-otro-lado-de-ninguna-parte, de la guardería de niños del agua hasta un sitio donde van quienes deben enmendar sus fechorías, ya sean niñeras descuidadas, maestros crueles o toda persona que deba purgar sus defectos. La imaginación de Kingsley se mezcla con su amor por la biología, su discusión de la teoría de Darwing y su crítica al sistema educativo, al que vuelve varias veces durante el texto. También intercala algunas lecciones morales, evidenciando sus creencias religiosas y su deseo de mejorar, aunque sea un poco, el mundo, librándolo de algo de su ignorancia.

Los paralelismos con "Alicia..." son evidentes, pero la temática es tan distinta que no se puede decir que sean historias similares. Quizás las que dos amigos, con talento literario notable, escribieron como desafío, uno concentrado en el ajedrez y las matemáticas y el otro en el mundo natural. Es una lectura interesante, y la edición que he conseguido tiene la clase de ilustraciones que se ven en los libros viejos, ésos que se usaban hace un siglo en las aulas. Ha sido una agradable sorpresa.

Nota final: 8/10

0 comentarios:

Publicar un comentario